PROBAMOS LA HONDA VFR 1200 DCT

UNA V4 CON TECNOLOGÍA PARA LA SATISFACCIÓN

El comienzo de la nueva era Sport-Turismo ha llegado...

Reportaje: Vicente S.

Fotos: Reme C.

EXPLICACIONES PREVIAS

Vicente, nuestro experto de Escape Lliure, nos da las instrucciones necesaria para el manejo de la moto y unos cuantos buenos consejos para su conducción. Aquí no vale utilizar el aparato "sin leer las instrucciones" (costumbre tan común como peligrosa).

EN MARCHA CON 173 CV "AUTOMÁTICOS"
Tras un periodo de adaptación que puede variar según la experiencia del piloto, se empieza a disfrutar realmente de las características de esta moto en la que la presencia de un cambio automático adquiere un protagonismo notable. Sólo 10 Kg. de sobrepeso diferencian a este modelo del "normal". En más de una ocasión nos hemos sorprendido buscando una maneta de embrague que no existe. Pero, no nos engañemos, no se trata de un comportamiento con la suavidad de un buen scooter sino de un cambio real pero de accionamiento automático. Se puede apreciar el clásico "clonk" de engranar primera y los cambios a baja velocidad también son apreciables al oído. A mayor velocidad la cosa cambia… Existen tres modos de funcionamiento: "D" es el modo automático más conservador. Las marchas entran muy pronto y a muy pocas revoluciones. En este modo parece que priman los criterios de economía de combustible (98 octanos, sin plomo, si quieres que funcione bien). "S" es el modo deportivo. Las marchas entran a más revoluciones y el rendimiento y las prestaciones aumentan considerablemente. Pero, no temáis, todo está siempre bajo control (aunque la aguja del velocímetro sube de forma endiablada). Personalmente, prefiero este modo: el motor no cambia tantas veces y tienes una entrega de potencia considerable sin que se aprecie golpeteo alguno en la transmisión (que no olvidemos que es de "cardan", adiós a los consabidos engrases de cadena). Aunque la forma mas abierta e interesante de manejo del cambio es la "manual" mediante levas para "subir" o "bajar" de marchas que se accionan respectivamente con el índice o pulgar de la mano izquierda. Resultan fáciles e intuitivas. En la mano derecha tenemos un pulsador para pasar del modo automático al manual y otro para cambiar del modo "D" al "S" y al contrario. Llaman la atención los sistemas de seguridad que evitan "desastres" por despiste. Por ejemplo, si se fuerza una inesperada bajada de revoluciones en una retención, la moto llega a engranar primera. También la moto es capaz de hacer una reducción si se fuerza una aceleración de forma irracional (cosa que no he hecho) con una marcha demasiado larga. No podemos olvidar que, por encima de todo, contamos con un motor de mas de 170 CV que es capaz de rendir casi a cualquier régimen.

MOTOR
El secreto del buen funcionamiento del cambio reside en su sistema de doble embrague que siempre tiene engranadas dos marchas y permite unas transiciones rapidísimas y suaves. El objetivo es "desestresar" al conductor en cualquier circunstancia y conseguir la máxima comodidad y satisfacción haciendo que nos preocupemos sólo de "frenar, trazar y acelerar". Este motor es el clásico y exitoso V4 de honda con 1200 cm3 y 173 CV. Llenos de par y con una entrega noble y contundente de potencia. Suave pero que "suena bien" en aceleraciones, con un llamativo escape lateral… Nos gusta.

SUSPENSIONES Y CHASIS
El comportamiento de las suspensiones "de serie" es el que se espera de una moto de estas características. Resulta cómoda y suficientemente efectiva para un uso racional o incluso rápido, pero para una conducción totalmente "R" resulta algo blanda. Aunque los amortiguadores cuentan con diversas regulaciones, no debemos olvidar que se trata de una "sport-turismo", algo pesada para este tipo de excesos, pero si muy polivalente y eficaz. El chasis (diamante, de doble viga de aluminio) consigue ganarse la confianza del piloto y destaca por su noble comportamiento. Únicamente aparecen movimientos propios del cardan a baja velocidad y en fuertes aceleraciones.

COMPORTAMIENTO EN CARRETERA
Es una moto ideal para los largos desplazamientos. La posición de conducción resulta muy adecuada para todo tipo de circunstancia. La protección del carenado es mas que suficiente y la satisfacción de conducirla no acaba cuando llegan carreteras sinuosas. Siempre tienes una potencia a tu servicio mas que suficiente y la parte ciclo responde bien a nuestros deseos. Supera las curvas con aplomo y seguridad. Puede ser la moto ideal para cualquier motero de un nivel medio de conducción. El confort de marcha es realmente muy alto. Esta VFR cuenta con sistema de frenos con ABS que cumple bien su misión y resultando mas suave de lo acostumbrado en otras máquinas similares en peso y potencia. En ciudad no encuentra su mejor ambiente pero sale bien del paso.
Hay que indicar que esta moto posee una palanca, bien integrada en la parte superior izquierda del manillar, que acciona un mecanismo de bloqueo de freno que resulta muy útil pues en esta moto no se puede engranar una marcha para dejarla aparcada en una rampa, por ejemplo.

OTROS DETALLES
El nivel de calidad de los acabados resulta sobresaliente en esta moto. Relojes, pantallas digitales, ABS, carenado en el que no se aprecia ningún tornillo, retrovisores con luz de posición y realmente plegables, tomas de aire de elegante diseño, discretos enganches para maletas... Todo un buen trabajo de Honda...