“Todo lo que hago en este taller me gusta, ya que, si no, seguramente no lo haría. Dejando esto de lado, lo que más me motiva de las distintas labores que se realizan en este taller es alinear chasis. Es un trabajo que aún se hace a la antigua usanza, recopilando las medidas de cada modelo que entra en el potro y ajustándolo a las medidas originales mediante el potro. Es un trabajo delicado que en el momento que terminas y te das cuenta de que ha quedado clavado conlleva una enorme satisfacción”.

Fraderic, "mago del metal"